LO QUE PASA POR LA PARROQUIA

Publicada en Publicada en Sin categoría

Me asalta Raúl, el cura, a la salida de misa, para pedirme un favor y me propone la posibilidad de escribir en la web de la Parroquia, un comentario semanal sobre las andanzas que se viven en estos pasillos infinitos de esta casa. Yo, sorprendida y agradecida, al mismo tiempo y fascinada con la idea, me alegro un montón y le explico cuánto me encanta escribir y que es algo que hago desde hace tiempo, sin esfuerzo ni dificultad…

Me voy a mi casa y tengo una gran comilona familiar, por lo que apenas puedo pensar la alegría que me ha dado Raúl. Luego, me despierto a media noche ilusionada con la idea y aquí estoy, a las tres de la madrugada, escribiendo el posible articulillo semanal que se me ha encargado. Y ya me ha pillado Dios otra vez, para hacerme una nueva propuesta para su Reino… que estoy convencida se hace con estas pequeñas cosas que aporta cada uno al bien común…

He de reconocer que aún no le he dado las gracias a Raúl por la ilusión nueva que me ha aportado y ya tengo la cabeza que me explota, de ideas locas y de posibilidades, como la de proponer a una ilustradora amiga, que me haga un dibujo sugerente para mi sección o incluirle el logo de la Parroquia que, por cierto, es precioso.

Mientras sigo escribiendo el primer articulillo, vamos a alegrarnos por el sorprendente movimiento que hay en esta santa casa donde gente entra y sale, donde muchos encuentran un lugar donde aprender, donde encontrarse con gente, donde compartir su fe, donde crecer y donde encontrar un hombro en el que descansar y, sobre todo, donde encontrarse un ratico con el Señor, que siempre anda esperándonos….

Vaya el agradecimiento al batallón de limpieza que te encuentras, por las mañanas, al entrar en la parroquia y que, bayeta y fregona en ristre, te reciben acogedores, vengas a lo que vengas y pises lo fregado que pises, pero siempre te acogen con sonrisa y alegría, como la madre que está de limpieza y se alegra del hijo que sube a media mañana a darle un beso de buenos días…

Misteriosamente esta Parroquia funciona multitudinariamente. Cada uno tiene su tarea y su lugar e igual te encuentras un tela de araña que te roza el cogote al subir una escalera, con los nombres de todos los niños de catequesis y Jesús en el medio, que te encuentras a un cura, escobilla en mano, que te indica dónde encontrar algo o a alguien, o a un grupo haciendo taichí o bailando como locos baile en línea, que es lo más divertido de este mundo, o comunicándose en el aula, o haciendo manualidades o echando un recillo en otro cuarto. Y lo más curioso es que viene gente de Atocha, del final de la Castellana o de cualquier rincón de Madrid, por que ha encontrado una Parroquia acogedora donde le acogen sin catequizarle, sin hablarle de Dios y sin tener que venir con necesidad pastoral, que sólo son motivos humanos los que muchas veces les han traído a nosotros. ¡Es curioso cómo se las arregla Dios para montar su familia de hermanos… y todo empezó en un barracón!…

¡La verdad es que tenemos suerte los que venimos por aquí a encontrarnos con Dios y con los hermanos!…

Maripatxi  Ayerra