Sin categoría

Envío de voluntarios de Cáritas

Publicado el

Ambientación inicial:

Bienvenidos desde las diferentes parroquias de la Vicaría a celebrar  la eucaristía, en la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, y en la que seremos enviados a las calles de nuestros barrios, para dar testimonio de que nuestra opción por los más pobres y débiles de la sociedad no son simples palabras y buenas intenciones, sino signos y gestos solidarios.

En cada eucaristía revivimos el gesto de Jesús de querer quedarse entre nosotros en el pan y en le vino compartidos. Su invitación a hacer memoria no es sólo repetir sus gestos y palabras en la mesa eucarística, sino vivirlos y encarnarlos en el día a día.

Dispongámonos renovar nuestra fe y nuestro compromiso fraterno haciendo presentes en la celebración a los que más nos necesitan.

Acto penitencial:

  • Porque, llevados por el egoísmo, muchas veces no compartimos lo que somos y tenemos, Señor, ten piedad.
  • Por las veces que caemos en la indolencia e indiferencia ante marginaciones y exclusiones, que hacen sufrir a nuestros hermanos. Cristo, ten piedad.
  • Porque muchas veces no sabemos descubrir en el rostro de los pobres la presencia de Cristo, Señor, ten piedad.

Ambientación a la Palabra:

La lectura el profeta Isaías nos presenta al siervo de Yahvé,  maltratado, perseguido, humillado, como un cordero llevado al matadero,  traspasado por nuestras rebeliones. La carta a los Hebreos afirma que Cristo se ofreció en sacrificio y por eso está sentado a la derecha del Padre. El evangelio nos invita a hacer memoria de Jesucristo para que, como Él, hagamos de nuestra vida un darse y partirse a favor de los hermanos.

Oración de los fieles:

  • Por la Iglesia, para que alimentada en la Eucaristía, crezca en el amor y en el servicio liberador. Roguemos al Señor.
  • Te pedimos por las familias y cada una de las personas con las que trabajamos, para que recuperen su dignidad y sus derechos. Roguemos al Señor
  • Por los voluntarios de Cáritas, para que su servicio, su entrega y disponibilidad vayan acompañados de la alegría de servir. Roguemos al Señor.
  • Por las personas que han perdido la esperanza, para que se les den nuevas oportunidades y se sientan acompañadas en su esfuerzo.
  • Por nuestras comunidades parroquiales, para que entre sus prioridades pastorales nunca falte el servicio de la caridad a los más pobres.
  • Por todas las personas que se acercan a nuestras parroquias, para que descubran en nosotros el rostro misericordioso y compasivo de Jesús.
  • Por todos nosotros, para que sepamos mirar a las personas con cariño, con ojos compasivos, con la mirada que Tú les miras. Roguemos al Señor

Después de la comunión:                        

Señor Jesús, resucitado en este pan bendecido:
Ser persona adulta, es decir, responsable de su vida, no es fácil.
Ser cristiano adulto es estar comprometido con el Evangelio.
Nuestra fe, nuestra confianza en Ti es pobre;
nuestro esfuerzo por hacer un mundo más humano es muy limitado;
nuestro compromiso por la verdad,
por la justicia, por el amor,
sobre todo a los más débiles,
por la solidaridad… se queda, con frecuencia, en palabras.
Ayúdanos, Señor, a ser serios en lo que merece la pena:
En el amor comprometido por la vida,
en el trabajo por una sociedad sana,
en la lucha por la dignidad de todos,
en el conocimiento de tu evangelio,
en unirnos para la oración comunitaria,
en alimentarnos con el Cuerpo y la Sangre, con tu vida entera