Sin categoría

FIESTA DE SAN HILARIO, JUNIO DE 2018

Padre Bueno, en este día tan especial para nuestra Comunidad, queremos empezar la Eucaristía dándote gracias por tantas cosas buenas con las que nos has bendecido a lo largo del año. Tú has hecho posible nuestro recorrido en común a lo largo de este curso, en el que la Eucaristía ha sido el centro nuclear de la vida comunitaria y de cada uno de sus miembros. Ella nos ha ayudado a vivir una relación más profunda Contigo y a hacer de la celebración de la fe una fiesta de hermanos, alegre, festiva y participada, con la ayuda de una liturgia cercana y creativa.

Ha crecido en nosotros el deseo de serte cada día más fieles, de fiarnos más de Ti. Hemos aprendido a tirar de esperanza cuando la vida nos ha sorprendido con situaciones difíciles, personales o familiares. Hemos descubierto que la vida es servicio desinteresado al hermano. Gracias por ello.

Gracias por haber podido contar con hermanos de comunidad y amigos de verdad, que han sabido compartir, animar, comprender, aceptar y perdonar los fallos, que también los ha habido. Tú nos conoces, sabes de nuestras debilidades y nos tiendes tu mano para seguir haciendo camino.

Gracias por las personas que voluntariamente han asumido compromisos concretos a favor de la comunidad y por cada uno de los grupos parroquiales, que desde diferentes parcelas pastorales han sabido responder a las necesidades de sus miembros, siempre con actitudes de acogida y encuentro.

Gracias por la suerte que hemos tenido de poder profundizar en el conocimiento de la Biblia y por los espacios de diálogo y encuentro entre fe y cultura que se nos han ofrecido, a lo largo de los meses, en forma de conferencias, charlas, coloquios, muro viviente, página Web.

También queremos darte gracias por el trabajo realizado con los jóvenes de la Parroquia desde las diferentes acciones en las que se les ha dado el protagonismo. Su respuesta ha sido bastante positiva.

Gracias por el crecimiento de la comunidad y, sobre todo por el salto cualitativo que hemos dado, henos superado el listón de: “que bien, que somos amigos y hay un buen ambiente; a entender que la comunidad es mucho más que eso; y en esa línea hemos ido dando pasos. También en el campo cultural, lúdico y recreativo se ha producido un gran salto, tanto cuantitativa como cualitativamente.

Gracias por la alegría que nos produce ver las instalaciones de nuestra Parroquia llenas de vida y de actividad. También te damos gracias por la confianza con la que hacen uso de ellas el Arciprestazgo, la Vicaría VI y la Diócesis en sus diferentes actividades y delegaciones: Cáritas, Migrantes, Infancia y Juventud, Catequesis, etc.

Con toda esta riqueza, que es tuya, celebramos la Eucaristía, la Acción de Gracias por antonomasia.