Sin categoría

En el verano…

Publicado el

Estamos a últimos del mes de julio, con sus calorazos y nuestra Parroquia parece estar dormida. Sólo los domingos se vuelve a llenar de gente, en la Eucaristía de las 12, a la que acudimos menos gente de lo habitual. Luego la tertulia postmisa sigue siendo amplia. Nos juntamos a charlar con gusto.

La vida laboral de la Parroquia está en receso. No hay clases, ni catequesis. De lunes a sábado acuden a la Eucaristía de la tarde entre 20 a 30 personas; pero tiene un toque especial, nadie anda con prisas, así nos quedamos frente a la capilla, muy a gustito, como en la plaza del pueblo, dando buen uso a los bancos hechos por Ángel, a charlar en una amena tertulia encabezada por nuestra querida Satur. Así, la vida parroquial es muy entrañable que echamos de menos durante el invierno. Ya algunos lo saben y acuden a la salida de misa, por ver a su gente, por encontrarse con los de siempre, por pasar un rato…

La verdad es que en el barrio se echa de menos el vaivén de gente que va a sus clases. Y todo el movimiento de niños de catequesis y preas agitan la vida parroquial y que dan vidilla al entorno. Es un gusto que la Parroquia está siempre abierta, desde las 8:30 de la mañana y siempre se puede acudir a ella. Raúl está por ahí, en su despacho, o en la capilla, o en el templo y acoge al que llega.

El MURO VIVIENTE sigue vivo, informando de las cosas que ocurren por aquí y por allá, para el que quiera leerlo, en la fachada de nuestra parroquia.

La mayoría de las personas que asisten a las clases, no son asiduos de la vida parroquial y por eso no se les ve el pelo en todo el verano. Aún así nos alegra encontrarnos por el barrio.

Por medio la web de la Parroquia, nos mantenemos unidos y deseamos a todos los parroquianos un buen verano, que descanséis, disfrutéis, desconectéis de agobios y prisas y que en el tiempo de vacaciones, tengáis todos los días un ratillo para encontraros con Dios, que siempre está a la espera y siempre tiene cobertura.

Os mando un fuerte abrazo,  Mari Patxi