Sin categoría

Concierto Gospell

Ayer, sábado 16 de marzo, por la noche, se celebró el concierto Gospell, por el grupo SONG FOR THE FATHER (Cantamos al Padre).

El Concierte tenía una como finalidad que pasáramos un rato agradable, disfrutando de la música, vivir un clima de alabanza a Dios y, especialmente, tener un alcance solidario. Todo eso se cumplió perfectamente, pues con el donativo de todos los asistentes se contribuirá a hacer realidad el proyecto solidario de MANOS UNIDAS, al que apoya  la Parroquia,  que este año es la mejora de infraestructura para la Escuela de Enfermería WAU, SUDÁN DEL SUR.

El concierto fue una maravilla. Formaban el grupo unas 15 mujeres y dos hombres, además de músicos que tocaban varios instrumentos como piano, tambor, batería, y dos solistas que cantaban con su preciosa voz el mensaje de fondo del concierto, que tenía un fin cultural para recordar a algunos que lucharon por liberar de la esclavitud al pueblo africano. Por ellos, salieron varios, vestidos de negro, en principio con telas africanas e instrumentos y después aparecieron como esclavos, atados con cadenas blancas y que simulaban al pueblo africano esclavo.

Cantaron maravillosamente bien y nos pusieron el alma encogida y admirada de su ritmo y su mensaje. Nos animaban  participar en el concierto con nuestro ritmo y respuestas a algunas canciones.  Fue precioso, estético, profundo, solidario y rítmico, que nos metió la música africana en las entrañas.

Acabamos cantando a Dios el Aleluiha con ellos y, al final, nos regalaron el cantar HAPPY DAY, que es un clásico de la música negra, y que casi todos conocemos y coreamos con pasión, pues nunca acababa y todos les acompañábamos en la música y el ritmo. El espectáculo no acababa nunca. Todos estábamos emocionados, contentos y agradecidos.

El grupo agradeció la acogida y sencillez con que se les había acogido y lo bien que se habían sentido entre nosotros. La verdad es que toda la gente estuvo entregada, participativa y atentísima. Fue una tarde deliciosa que alegró a todos los asistentes.

El grupo solidario SONG FOR MY FATHER nos ha contagiado su arte, su fe y su música y nos alegró a todos el alma y esperamos que puedan volver algún día y contagiarnos su ritmo gospell (que en el diccionario pone que quiere decir: Evangelio).