FESTIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

Celebramos el nacimiento de San Juan Bautista, llamado desde el vientre materno para ser el precursor del Mesías; también nosotros fuimos llamados por Dios a construir su Reino; Como no siempre hemos sido fieles, renovamos nuestra necesidad de conversión hoy, tanto personal como comunitariamente. Queremos reorientar nuestra vida hacia Dios y estar próximos a los necesitados. Juan anunció con su vida la llegada de Jesucristo, nosotros expresamos, en esta celebración, que Dios viene a nosotros y nos invita a ser constructores de una nueva humanidad.

Rito del Perdón:

  • Por perder la esperanza en la posibilidad de un mundo más justo. Señor, ten piedad.
  • Por nuestra falta de implicación en la construcción de una sociedad más humana. Cristo, ten piedad.
  • Por no saber valorar y alegrarnos con las personas e instituciones que trabajan por un mundo de hermanos. Señor, ten piedad.

 Ambientación a la Palabra:

Dios siempre ha suscitado profetas que son luz en medio de la oscuridad y que llaman a la conversión para hacer que Él sea el centro de nuestra vida. Loa profetas nos recuerdan que la fe es más que un rito o una costumbre, es un estilo de vida nuevo que afecta a la persona entera y la hace nacer de nuevo. Escuchamos las lecturas y abrimos nuestro corazón a la voluntad de Dios.

Oración de los fieles:

  • Por la Iglesia y por todos los cristianos, para que seamos luz del mundo y viendo nuestra buenas obras den gloria a nuestro Padre Bueno. Roguemos al Señor.
  • Por los gobernantes de los pueblos, para que no olviden a los necesitados y busquen siempre el bien común. Roguemos al Señor.
  • Por todos los que viven la oscuridad de la falta de fe, para que en la sinceridad de su obrar encuentren el camino del Reino. Roguemos al Señor.
  • Por los que sufren enfermedad, soledad, falta de trabajo, exclusión, para que encuentren cirineos que les ayuden en su caminar. Roguemos al Señor.
  • Por nuestra comunidad parroquial de San Hilario, para que seamos profetas y testigos de esperanza en nuestro entorno. Roguemos al Señor.
  • Por nosotros para que vivamos comprometidos a favor de los pobres y trabajemos por un mundo más humano. Roguemos al Señor.

 Después de la comunión:

Yo me atengo a lo dicho:
La justicia,
a pesar de la ley y la costumbre,
a pesar del dinero y la limosna.
La humildad,
para ser yo, verdadero.
La libertad,
para ser hombre.
Y la pobreza,
para ser libre.
La fe, cristiana,
para andar de noche,
y, sobre todo, para andar de día.
Y, en todo caso, hermanos,
yo me atengo a lo dicho:
la esperanza.