JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO (2018)

Ambientación inicial:

Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Acaba así el tiempo ordinario y el próximo domingo iniciaremos el Tiempo de Adviento. En este domingo se nos invita a meditar sobre el reinado de Jesús. Él es rey. Pero no lo es como los reyes de este mundo; su reinado se ejerce de manera muy distinta. Debemos aprender de Él: es necesario mirarle, ver qué hace, qué dice, cómo actúa. A lo largo del año hemos reflexionado sobre el sentido del discipulado, del seguimiento de Jesús. Hemos aprendido de Él lo que es servir, entregar la vida por amor, la capacidad de tender la mano a los más débiles, a los más pobres, a los más abandonados. Con actitud agradecida comenzamos la celebración. 

Rito del Perdón:

  • Pedimos perdón por las veces que queremos ser reyes con nuestra soberbia, nuestro egoísmo y vanidad. Señor, ten piedad.
  • Pedimos perdón por las veces que por pereza o comodidad hemos dejado de servir. Cristo, ten piedad.
  • Pedimos perdón por las veces que somos poco solidarios con los que peor lo están pasando. Señor, ten piedad.

Ambientación a la Palabra:

Cuando vemos cómo está nuestro mundo necesitamos alimentar la esperanza de que otra forma de convivencia es posible. ¿Quién y cómo la hará realidad? A esa inquietud pretende dar respuesta un tipo de literatura que habla del futuro como cambio del presente. Dios asumirá su dirección, pero no la impondrá. Cultivará en nosotros convicciones interiores hasta hacernos cambiar el corazón y así haremos un mundo nuevo.

PARA LEER LAS LECTURAS HACER CLIK EN EL ENLACE

Jesucristo, rey del universo

Oración de los fieles, respondemos: “VENGA A NOSOTROS TU REINO”

  • Por la Iglesia, para que sepa vencer las tentaciones de poder y riqueza.
  • Para que crezca la conciencia ciudadana y capacidad de exigir responsabilidades a quienes usan el poder político y los medios públicos en beneficio privado. Oremos
  • Para que el Señor nos ayude a poner signos de su Reino compartiendo los bienes con los necesitados y devolviendo la esperanza a quienes la han perdido.
  • Para que quienes creemos en Jesucristo, rey del universo, contribuyamos a la implantación de la verdad, la justicia y la paz.
  • Por esta comunidad convocada por la palabra de Jesús, para que su Reino transforme nuestras actitudes y acciones.

Después de la comunión:

Di con el corazón: Jesús es Señor.
Dilo con los labios: Jesús es Señor.
Grábalo en tus entrañas: Jesús es Señor.
Cántalo con tu voz: Jesús es Señor…
Jesús es Señor:
ya no hay más señores;
los señores el dinero y de la salud,
de las armas y de las leyes,
del poder y de los negocios,
de la democracia y de la razón de estado,
de la carne y del templo:
todos los príncipes de este mundo,
señores de las tinieblas, están vencidos.
Jesús es Señor:
el que vive y el que ha de vivir;
el que nos cura, recrea y salva
ayer, hoy y siempre.
Jesús es mi Señor.
No hay otros señores.
Jesús es nuestro Señor.